Newsjackig

El newsjacking aplicado a un caso práctico: ósmosis forzada en respuesta al Edén-gate

Recientemente, Barcelona y Tarragona (sobre todo) han registrado más de 3.000 casos de gastroenteritis por culpa de haber bebido agua de la marca Edén. La noticia ha colmado el interés de toda la prensa, y en la actualidad se investigan aún las causas que hayan originado semejante intoxicación: más que la calidad del agua en sí, se piensa que la culpa la tenga la empresa que la embotella. Sea como sea, se trata de una de las noticias más comentadas en los últimos días, lo cual ha llevado a un caso de libro de newsjacking por parte de empresas dedicadas al tratamiento de aguas, ya sea por vía de la osmosis forzada, como por otros procesos. No se trata de un caso pionero: el más famoso de ellos fue el del apagón en plena SuperBowl, hace un par de temporadas; Oreo lanzó enseguida un twitter que se viralizó con velocidad de vértigo, aprovechando la noticia para publicitarse. ¿Pero qué es exactamente el newsjacking? En Growth Hacking Madrid te lo explicamos.

Newsjacking: el arte de robar noticias para convertirlas en publicidad

El newsjacking es un proceso por el que un acontecimiento que cala en la sociedad es aprovechado por alguna empresa para realizar una campaña de publicidad a su alrededor. El ejemplo del agua contaminada es perfecto: a raíz de la noticia, empresas para el tratamiento de agua no han tardado en llevárselo a su terreno para hacer promoción con un concepto básico, inmediato, pero para el que había que actuar con rapidez para no perder comba: “con nosotros, esto no pasaría”. Hace unas líneas comentábamos el apagón de la final de fútbol americano. Oreo lanzó enseguida una imagen en la que se hacía alusión a las galletas, cuyo lema daba a entender que se pueden comer igual de bien en la oscuridad. Siguieron otras empresas, como una famosa marca de vehículos que dijo por twitter que estaban de camino para iluminar el estadio con los faros de sus coches.

Se trata de una fórmula sumamente exitosa, y económica, de darle un empujón a una marca. La clave, de hecho, pasa por estar atento a la actualidad y claro, ser lo suficientemente brillante como para idear una campaña original en tiempo récord. Por lo demás, hay ocasiones en que un solo tuit, quizá acompañado de una foto con un mínimo de Photoshop, basta para generar un movimiento descomunal.

Claro que no siempre funciona: hay ejemplos de fracasos estrepitosos, que son los que se suelen dar cuando la noticia con la que se intenta hacer newsjacking ha sido una tragedia. Hay ejemplos de empresas que han querido sacar provecho de terremotos u otras catástrofes… y han acabado por tener que pedir disculpas públicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *